otegi


«Bakearen etsaiek ez dute Euskal Herrian irabaziko»

Egun hauetan iritsi diren sententzien harira (Epaitegi Konstituzionalak Parot dotrinaz
eman duena eta gure kasuaz atera berri dena), gure Euskal Herri zaharrak bizi duen
egoera politikoa analizatzerakoan ahaztu ezin diren erreflexio batzuk zuenganatu nahi
ditugu.

a) Lehenik eta behin esan, egun hauetan zenbait politikok Botere Judizialaren
independentziaz (OCDEk 64. postuan jartzen duena, Irango eta Egiptokoaren artean)
eta Zuzenbide Estatuaz erabiliko duten gezur-jarioaren aurrean, guk datu ziur bat
emango dizuegula: orain dela aste batzuk, hilabete baino gehiago, gure informazioiturriek
(11M delakoaz informatu nindutenak barne) zehaztasun ia milimetrikoz
adierazi ziguten zein izango zen Parot dotrina dela-eta erabiliko zuten irizpidea…
baita Bateragune deitu duten auzian sententzia zein izango zen eta noiz emango zen
ere. Argi dago, beraz. Konstatazio honek gure duda guztiak erabat baztertzen ditu eta
argi uzten du independentismoarekin lotura duten ebazpen judizial guztiak irizpide
politikoetan oinarriturik ematen direla.

b) Bigarrenez, behin eta berriz adierazi dudana birgogora nahi dizuet. Badago ezker
abertzaleak eta mugimendu soberanistek abian jarritako bake prozesua, gero eta
etsipen eta amorru handiagoz, blokeatu, neutralizatu eta deusezteko agenda bat,
bakearen etsaiek kudeatzen dutena. Beraz, bazter dezagun edozein duda: agenda
honen eta berau kudeatzen dutenen borondatea Euskal Herrian bakea eta demokrazia
oztopatzea da. Horixe dute helburu agendaren kudeatzaile diren Rajoyk, Rubalcabak,
Basagoitik, inteligentzia zerbitzuek, e.a.

c) Eta, zergatik bakea oztopatu? galdetuko dute batzuek. Erantzuna argia da: ez dute
bakerako agendarik. Eroso zeuden (bide batez negozio politikoa eta ekonomikoa ere
eginez) lehengo eskema “antiterroristan”, euren erantzukizuna eta berezkoa duten
izaera antidemokratikoa estaliz eta jarrera politikoaren ahultasuna makilatuz. Gaur
egun, bakeak izua sortzen die… Horregatik blokeatzen dute euren esku dauden arlo
guztietan: kartzeletan, errepresio-jardunean… Hori behar dute, badakitelako
gatazkaren ondorioak gainditzeak haren jatorriaz eztabaidatzera eramango gaituela.
Eta pauso hori emateko ez dute ez agendarik, ez alternatiba sinesgarririk. Ondo dakite
ez dutela arrazoi demokratikorik, Euskal Herriak nazio gisa errespetatua izateko eta
bere etorkizuna askatasunez eta demokratikoki erabakitzeko duen eskubidea ukatzen
jarraitzeko.

d) Euskaldun familia askoren sufrimendua areagotzen duen jarrera errepresibo
honekin, beste bi helburu lortu nahi dituzte:

d1) Independentismoa bazter dezagula, frustrazioaren eraginez gure ahalmenetan
konfidantza galduz, euren indarrezko jarrera aldatzeko gai ez garela izango
sinestaraziz. Ez horrelakorik sinetsi une batez ere, Estatu horren indarra angentinar
tango batek neurtzen baitu… Eta bitartean EB eta AEBak beste aldera begira daude.

d2) Gainera, honako honetan Estatuak Baskongadetan egingo diren hurrengo
hauteskundeetarako hautagai bat neutralizatu nahi izan omen du. Ulertuko duzuenez,
niretzat harrotzeko motiboa da, ezker abertzaleko militante izanik, Estatuak uste
izatea ni hautagai izanda independentismoak hauteskunde autonomikoak irabazi
egingo lituzkeela. Badakigu, beraz, bakearen etsaiek nolako hautagaiak ez dituzten
gustoko. Presta dezagun, bada, pozez erantzun demokratikorik finena; lor dezagun,
historian lehen aldiz, Baskongadetako hurrengo hauteskundeetan independentismoak
irabazteko aukera handiekin lehiatu dezan.

Eta bukatzeko, ez dezagun inoiz ahaztu estrategia berrian borroka armatua
desagertzea eta hauteskunde zein instituzioetan parte hartzea nahitaezko baldintza
den bezala, hori ere ez dela aski izango antolaketa, borroka, bakezko
desobedientziarik gabe… Hau da, bakearen etsaiei erronka orokorra egingo dion
estrategia.

Hauxe da Gernika eta Amaiur, Telesforo eta Pasionaria, Santi eta Josu, Jon, Fidel eta
Cheren seme-alabek hartu dugun bide malkartsua. Egin irri, borrokatzera goaz eta!

IRABAZIKO DUGU!!
Arnaldo Otegi (Bateragune auziko bost kideon izenean)

Por recordar lo que decía Arnaldo allá por 2009…





Parece que ha ido acertando…




«Los enemigos de la paz no ganarán en Euskal Herria»



Al hilo de las sentencias que se han producido en estos días (la del Tribunal
Constitucional sobre la doctrina Parot y sobre nuestro caso) queremos haceros llegar
unas reflexiones que conviene no olvidar a la hora de analizar con fidelidad la actual
situación política que atraviesa nuestra vieja Euskal Herria.

a).- Quiero transmitiros, en primer lugar, que, frente a la charlatanería que prodigarán
algunos miembros de la clase política en estos días sobre la independencia del Poder
Judicial, el Estado de Derecho (la independencia judicial que la OCDE sitúa en el
puesto 64, entre Irán y Egipto)… nosotros os proporcionaremos un dato cierto: hace
semanas, más de un mes, que nuestras fuentes informativas (algunas de las que me
informaron sobre el 11M incluidas) nos habían transmitido con exactitud casi
milimétrica cuál iba a ser el criterio en la sentencia sobre la doctrina Parot… y cuál
iba a ser la sentencia (¡incluida la fecha en que se haría pública!) en eso que ellos han
denominado caso Bateragune. Pues bien, esta constatación debe llevarnos a zanjar
definitivamente cualquier atisbo de duda en cuanto a que todas y cada una de las
decisiones “judiciales” que afectan al independentismo obedecen única y
exclusivamente a criterios POLÍTICOS.

b).- En segundo lugar, quiero recordaros que he manifestado con insistencia que
existe una agenda manejada por los enemigos de la paz que busca, con cada vez
mayor grado de crueldad y de desesperación al mismo tiempo, colapsar, bloquear,
neutralizar y destruir el proceso de paz puesto en marcha por la izquierda abertzale y
el conjunto del movimiento soberanista. Así que zanjemos también la duda sobre cuál
es la naturaleza y voluntad de los que manejan esta agenda: impedir que la paz y la
democracia se abran paso en Euskal Herria.
Ese es el objetivo y quienes manejan esa agenda son los señores Rajoy, Rubalcaba,
Basagoiti, servicios de inteligencia…

c).- Y, ¿por qué oponerse a la paz, se preguntarán muchos? La razón es sencilla, no
tienen agenda para ella, estaban comodísimamente instalados (haciendo negocio
político e incluso económico) en el esquema “antiterrorista” que les permitía eludir
sus responsabilidades, ocultar su verdadera naturaleza antidemocrática y maquillar la
debilidad de sus posiciones políticas. Hoy la paz les da pavor… Por eso necesitan
bloquear el proceso y hacerlo donde todavía tienen alguna posibilidad de influencia
real: en la cárcel, en la represión… Lo necesitan porque saben que superar la fase de
las consecuencias del conflicto nos llevará inmediatamente a la fase del diálogo sobre
las causas del mismo. Y no tienen ni agenda ni alternativa creíble para esa fase, saben
que no podrán oponer razones democráticas a los deseos del Pueblo Vasco de ser
respetado como nación, con derecho a decidir libre y democráticamente su futuro.

d).- Estas actitudes represivas (que no hacen sino añadir más sufrimiento a decenas
de familias vascas) tratan en esta ocasión de alcanzar al menos dos objetivos
añadidos:

d.1) Por un lado, buscan el desistimiento del independentismo, la generación de
nuevas frustraciones, la pérdida de confianza en nuestras posibilidades, haciéndonos
creer que no seremos capaces de hacerles variar su posición de fortaleza… No lo
creáis ni por un instante… La fortaleza de ese Estado se acaba de medir a ritmo de
tango argentino… mientras la UE y EEUU miran hacia otro lado.

d.2) Además, esta vez, el Estado ha buscado “neutralizar” a un candidato posible para
las próximas elecciones en Vascongadas. Comprenderéis que para mí supone un
orgullo añadido, al ser militante de la izquierda abertzale, el que el Estado crea que
con mi candidatura el independentismo ganaría las elecciones autonómicas. Pues
bien, ya sabemos qué candidatos y candidatas no son del agrado de los enemigos de
la paz… Así que preparemos con deleite la más refinada de las respuestas
democráticas: hagamos que, por primera vez en la historia, el independentismo
dispute con altas posibilidades de alcanzar la victoria en las próximas elecciones
vascongadas.

Y, para terminar, no olvidemos nunca que, así como la desaparición de la lucha
armada era una condición indispensable (como la presencia electoral o institucional)
para nuestra nueva estrategia, no será suficiente sin organización, sin lucha, sin
desobediencia –pacífica, sí, pero desobediencia–… En definitiva, una estrategia
capaz de organizar un desafío político masivo a los enemigos de la paz.

Este es el duro camino que hemos elegido los hijos e hijas de Gernika y Amaiur, de
Telesforo y de la Pasionaria, de Santi y Josu, de Jon, de Fidel y el Che… ¡¡¡Sonreíd,
que vamos a luchar!!!

Arnaldo Otegi (en nombre de los cinco del caso Bateragune)

IRABAZIKO DUGU!!